Trapitos calientes

Editorial / Venezuela RED Informativa

Acá, en Venezuela, no hay ni espacio para medias tintas o ni para juegos del gato y del ratón. Con un país tomado capilarmente por fuerzas de ocupación cubanas e iraníes, irregulares colombianos mimados por el alto gobierno y las fuerzas armadas, barones de la droga despachando desde Fuerte Tiuna y un hampa al servicio de los fines de control social por una MAFIOCRACIA convicta y confesa, ya pasaron los tiempos de las acciones templadas y de los acuerdos multilaterales para remendar a nuestro país.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica le puede garantizar a los pandilleros que funcionan en todo el gobierno, inmunidad y exilios dorados. Hacer de facinerosos como el señor Maduro, la Primera Combatiente y el mismísimo enfermito del capitán Cabello ciudadanos americanos con perdón de todos sus pecados, y ni aún así se iniciaría el camino para la reconstrucción de Venezuela.

Lo mismo que si la Oficina Oval logra deshacerse finalmente del “bacalao” de Juan Guaidó, y recoger el reconocimiento de la legalidad y legitimidad del Mundo Libre, al otro grupo de mafiosos enchufados que también estafaron al pueblo venezolano.

La complejidad y el profundo deterioro del tejido social y político institucional de nuestro país es de tal magnitud, que para iniciar su recuperación tenemos que contar con todos las naciones amigas de verdad del pueblo venezolano.

Con sus fuerzas armadas, sus recursos sanitarios y de alimentación para situaciones de catástrofes, con que apoyen un pronunciado tiempo de transición que nos permita regresar lentamente a la democracia.

Con trapitos calientes NI SIQUIERA iniciamos la salida de “esto”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − uno =