Ucrania

Editorial / Venezuela Red Informativa

Milicias simpatizantes de la Federación Rusa acaban por lo menos con 20 soldados regulares del ejército ucraniano. Joe Biden pone el grito en el cielo. Amenaza con desplegar tropas de la OTAN en la zona de Crimea. En un momentico subió la temperatura en Eurasia.

Por su parte, los rusos, y el mismísimo Putin, que no dejan caer el hueso de Ucrania de sus bocas, dan una pausa a la “agitación”. Saben que pisaron un callo de familia.

Ucrania es el país con las terceras fuerzas armadas más grandes de toda Europa. Pero también contabiliza otros tantos grandes “logros”: es considerada como una de las naciones más corruptas en el mundo. Tomando en cuenta su cercanía con Rusia, “eso” último debería ser considerado como un récord. Desde luego, allá, en esa parte del mundo ni el cachicamo ni el morrocoy hacen mención alguna a sus respectivas “conchas”…

El asunto es que sus diferencias son de otra índole. Desde la más oscura Edad Media, Ucrania ha sido uno de los territorios de mayor fertilidad y de mayor producción de alimentos del planeta. Y “eso” ha sido históricamente uno los principales motivos de la viejísima rivalidad entre ambos países.

No es casual, entonces, que los rusos desde siempre estén buscando ponerle la mano encima. Y si a ello se le suma su ubicación privilegiada sobre las playas del Mar Negro, entonces los rusos se relamen con las “facilidades” que ofrecen sus costas para la salida de su flota hacia las Aguas Calientes, con rumbo a los estrechos, y finalmente con destino al Mediterráneo.

Qué casual: ¡Parece que el hijo de Mr. Biden piensa igual! Si creemos en pájaras preñadas, todo indica que él también está montado en aquello de la “autodeterminación de los pueblos”, que es en lo que cree la Administración de su padre. Total, nadie da puntada sin dedal.

¡Es que no deja de ser curioso! Ya va para el mes la encerrona sangrienta que tienen montada las fuerzas del Cartel de los Soles y la “disidencia” de la FARC, por el control del corredor de drogas en el Alto Apure. Un enfrentamiento de película, full muertos, heridos y miles de desplazados.

Y allá, en el Norte de la América del Norte, Joe Biden no dice ni pio sobre ese asunto. Todo indica que, para Venezuela, a Biden le comieron la lengua los ratones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco − 1 =