Una vez

Editorial / Venezuela RED Informativa

No tenemos ninguna duda: Mr. Trump lee los editoriales de Venezuela RED Informativa, Duro & Curvero ¡No se pierde una sola entrega!

Era de esperar. Luego de mirarse fijamente en el posible espejo de Ross Perot, el expresidente llegó solito a nuestra misma conclusión: ¡Solos NO se puede!

Picar al Partido Republicano en dos, para construir un tercer partido dentro del hermético mundo del bipartidismo norteamericano, no te lleva a ningún lado.

En ese país, si quieres aparecer en el retrato federal, o te anotas en un bando o te apuntas en el otro. Así funciona su política desde hace casi tres siglos. Las iniciativas independientes solo llegan a lo local, a lo comunitario, y quizás hasta a lo regional, pero nunca han puesto a nadie en la Oficina Oval.

En la Convención Conservadora del domingo pasado, Trump mantuvo el aplomo de siempre y no se movió un centímetro del texto del fraude electoral, del cual fue víctima toda América el 3 de noviembre.

Aprovechó para envestir en contra de los primeros 100 días de la administración Biden/Harris. A la cual, palabras más palabras menos, define como simple galería, teatro y mala vitrina. ¡Pero nada más! Mucha bomba, pero poco chicle.

A Trump no le preocupa el paso de tiempo, ni el reloj biológico. Para él, 2024 está a la vuelta de la esquina. Sabe que tiene mucho que dar y ofrecer a su propio país y al resto del mundo. Afirma estar como un roble, como un Tarzán… pero todo indica que, incluso en 2024 sería pulverizado por las mismas fuerzas “ocultas” que le sacaron a patadas de la Casa Blanca.

Porque, también todo indica, que los “progres” del mundo ya se alzaron en América. Y en cuatro años le van a coger el gustico a mandar. Se van a arreglar sabroso con los chinos. El consumo libre de drogas será promovido por la señora Kamala a la condición de “recreación” para la raza humana. Y, lo que resulta aún más siniestro todavía: se habrán engolosinado con las enormes oportunidades y ventajas políticas que ofrece el pensamiento inmoral de Smarmatic.

Todo ello, seguramente, será “matizado” por una conveniente recuperación del control del Congreso norteamericano por el partido Republicano a mediados del presente periodo administrativo. Pero será una capita de pintura en medio de tanto lodo en las paredes.

Y así, aunque nada de eso suceda. Aunque todo eso sea producto de una mente afiebrada y pesimista. Aunque la bola de cristal no funcione. Siempre tendremos la magnitud de la personalidad, de la obra y del éxito que significaron para el Mundo Libre los 4 años de permanencia de Donald J. Trump en la Oficina Oval como el mejor Presidente que ha tenido Estados Unidos de Norteamérica… UNA VEZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 9 =