Vacunarse en Venezuela es privilegio de élites (+Video)

Glenda Romero / Venezuela RED Informativa

Para la gran mayoría de la población venezolana, vacunarse contra el covid19 no es posible, los centros de salud colapsan y siempre están llenos de ciudadanos, que acuden en busca del inmunizante sin lograr el objetivo.
La realidad es recurrente en la mayoría de los hospitales del país, los pacientes acuden desde la madrugada, tras el anuncio de las autoridades y sólo un grupo privilegiado logra ser vacunado.

El fin de semana pasado la Alcaldía de Caracas ofreció la vacunación, a los adultos mayores vinculados a personeros del régimen. La jornada estaba prevista, en el liceo Gustavo Herrera, ubicado en el este de la capital y luego de ocho horas de espera, el procedimiento no se hizo efectivo.

El estacionamiento del hospital de Los Magallanes de Catia, también en Caracas, colapsó el pasado fin de semana, con una muchedumbre que en vano acudió al lugar, desde tempranas horas de la madrugada. Las vacunas nunca llegaron.
Hasta el momento, las vacunas que han llegado a Venezuela, se han reservado aparentemente para adultos mayores de 60 años, a través de la plataforma gubernamental del Sistema Patria. El gobierno asegura que tiene más de un millón de vacunados en un país, cuya población se acerca a los treinta millones de habitantes.

Hace tres días, los periodistas mayores de 60 años hicieron una lista para vacunarse y se embarcaron en la espera por la ansiada dosis anticovid.

Una reportera afecta al régimen se quejó pidiendo discreción, con el señalamiento de que no es justo el esquema discriminatorio que están utilizando, “aquí sólo los enchufados son los que se han podido vacunar”, dijo la periodista, integrante de las filas chavistas.

Muchos médicos, a pesar de su irrestricta necesidad para brindar atención sanitaria, no han sido inoculados por no tener el instrumento político impuesto por el régimen, es decir el carnet de la patria.

En el estado Carabobo, se registró un caso emblemático, allí las autoridades se negaron a vacunar al personal médico de un hospital, en virtud de que no poseían el carnet que impone el régimen, y es que no todos los venezolanos están inscritos en lo que el gobierno llama “el carnet de la patria”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 9 =