Van ganando

Editorial / Venezuela RED Informativa

El caso es que todo apunta a pensar que los gobiernos democráticos de la América Latina ya están dispuestos a convivir con la basura que “gobierna” a Venezuela. Pareciera que, finalmente, el “nuevo” Departamento de Estado de la Administración Biden/Harris, pagando a cada quien sus 30 monedas correspondientes, como se estila en estos casos, logró cambiar en 180 grados la propuesta de recuperación/país, en la cual una vez pensamos.

Así, todo indica que nuestros hermanos van a mirar pa’ otro lado, mientras que en Venezuela se juega al juego arreglado de unas nuevas elecciones, con resultados cantados.

Seguramente el cañón del Tesoro Norteamericano cubrirá los gastos y molestias de tanto tránsfuga trashumante venezolano, que fue a dar con su pobreza a cualquier lado del Mundo Libre, como refugiado por la miseria. República Dominicana y Colombia ya dieron los primeros pasos. La Administración Biden/Harris sacó correctamente las cuentas: es más barato darles una propina a los países receptores de la corriente migratoria venezolana, que enfrentar a Rusia, Irán y Cuba por el control de un territorio ya convenido con los grandes capitales americanos y europeos, con base en la China del Partido Comunista de los Trabajadores.

¡Ni qué decir que, de ser así las “cosas”, sepan que son unos cobardes, unos miserables! Unos desgraciados mil veces malditos por haber, otra vez, cambiado el futuro de todo un pueblo por sus intereses chiquitos de tendederos.

Hay antecedentes. Kennedy le cambó al pueblo cubano su Isla, entregándosela a una pandilla de zarrapastrosos, por la remoción pactada con los soviéticos de misiles que apuntaban hacia América y por el retiro de las defensas que el Mundo Libre tenía emplazadas en Turquía, dirigidas a la URSS. Con todo y compromiso de nunca más siquiera intentar invadir Cuba. Pagó dos veces por lo mismo y, de ñapa, traicionó a los cubanos.

Todo “eso” vuelve sonar en Venezuela y para los venezolanos. Así, aquellos que se encuentran en América, Colombia y República Dominicana ya empiezan a dejar de ser ilegales. En Chile, en cambio, la orden es poner a los venezolanos de patitas en la frontera. ¡Pero solo a los balurdos! A los médicos y a los profesionales en los cuales no gastaron ni un peso en formar, a esos los dejan.

Ecuador y Perú deben tener loco al Departamento de Estado pidiendo “lo suyo”, para sacarle el jugo a los venezolanos que venden dulces en las camioneticas. En casi toda Centroamérica nos arrinconan. En Panamá, que se volvió otra vez país gracias al dinero de los pendejos venezolanos post Noriega, no nos dejan ni salir del aeropuerto, mientras que en México nos devuelven en el mismo avión en que llegamos.

Los que mueven las fichas de “este” tablero del otro lado, VAN GANANDO. Después de todo, no está Trump. Estamos solos. Así pues, que…¡Solo nos tenemos a nosotros!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − diez =