Venezolanos caminan para llegar hasta Argentina ¡huyendo de Venezuela!

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Un estudio reciente de la Dirección Nacional de Migración de Argentina registró un cambio de tendencia en la forma en que los venezolanos ingresan a ese país. Tiempo atrás, la mayoría llegaba en avión. Hoy día lo más común es el paso a pie, seguido del uso de las vías marítimas y fluviales. “Los caminantes son los inmigrantes venezolanos que cruzan la frontera terrestre. También están los llegan por barco, quienes en todo caso emprendieron su partida a pie”, reseñó diario El Clarín.

El organismo de migración indicó que la diáspora venezolana constituye la primera corriente migratoria de Argentina desde 2016 y que, pese a la crítica situación económica del gobierno de Mauricio Macri siguen entrando grandes contingentes de venezolanos que huyen de la crisis humanitaria. Horacio García, director de migraciones, indicó a El Clarín que el giro en la forma en que entran los venezolanos es una muestra del empobrecimiento de los ciudadanos debido al régimen de Maduro. “No pueden pagar un avión, pero sí buscan irse a toda costa”, afirmó.

Cifras

En 2016, 51.431 venezolanos emigraron a Argentina. De ellos, 81% ingresó en avión, mientras que el restante 19% lo hizo por vía terrestre, marítima o fluvial. El año siguiente, el porcentaje de venezolanos que llegó a esa nación ascendió a 60.994, de los cuales 27,5%, equivalente a 16.779, cruzó en barco o a pie. El año pasado, la cantidad total de venezolanos que emigró a Argentina prácticamente se duplicó, al alcanzar las 113.680 personas.

En este caso, 31.105 cruzaron la frontera caminando y otros 5.875 llegaron embarcaciones. En términos porcentuales, 32,5 % entró por tierra, mar o ríos. La tendencia continúa. Hasta julio de 2019, 11.809 venezolanos emigraron a Argentina. 34.407 cruzaron las fronteras terrestres y 9.017 llegó en barco. Es decir que 38,8% no tomó un avión.

“¡Vamos Macri!”, grita el venezolano Alexander Alcalante junto a decenas de miles de argentinos en una manifestación en Buenos Aires para apoyar su reelección. Emigrado a Argentina, teme que una victoria del peronista de centro-izquierda Alberto Fernández traiga una crisis como la de Venezuela.

Al grito de “Sí, ¡se puede!”, un centenar de venezolanos acudió el sábado 19 de octubre al multitudinario acto político de Mauricio Macri antes de su cierre de campaña para las elecciones del domingo próximo. Y desde el escenario, el presidente Macri saludó a los venezolanos que defienden sus “mismos valores”.

Vinimos en apoyo a Macri, que entiendan los argentinos que su voto es la mejor arma para que no dejen que se instale el socialismo”, dice Alcalante, bajo una inmensa bandera venezolana.

Aunque no es el país latinoamericano que mayor cantidad de migrantes venezolanos alberga, su llegada a Argentina ha crecido exponencialmente. De 2.278 en 2013 suman ahora cerca de 170.000.

Estas personas están marcadas por la peor crisis económica y política de la historia venezolana reciente, con una imparable hiperinflación, escasez de alimentos y medicinas, cortes eléctricos y de agua, así como violentas manifestaciones y denuncias de tortura y ejecuciones extrajudiciales.

El favoritismo de Fernández de cara a las presidenciales, con 48% de votos obtenido en las primarias, pone en alerta a los venezolanos.

“Yo le digo a los argentinos que yo vengo del futuro, yo sé lo que es el socialismo, yo sé la mentira”, se lamenta Leticia Rodríguez, una veterana analista de seguridad, que en Buenos Aires vende arepas y empanadas.

Fernández no se define como socialista, pero causó polémica al asegurar que en Venezuela no hay una dictadura sino un “gobierno autoritario”. Su compañera de fórmula, la expresidenta Cristina Kirchner (2007-2015), fue aliada y amiga del fallecido mandatario Hugo Chávez, mentor de Nicolás Maduro.

Leticia reconoce su miedo mientras sumerge las empanadas en aceite hirviendo: “Que vuelva otra vez la inseguridad, la escasez… y tengamos que salir de nuevo”, confiesa.

Eduardo Rodríguez, un estudiante venezolano de 26 años, también teme: “En Venezuela nos decían que no podíamos ser Cuba. Hablaban de ‘Cubazuela’ y muchos se reían. Al final nos hemos transformado en Cuba. Ningún país está exento”, afirmó.

Crisis tras crisis

Jolymar Hernández, una emprendedora de 32 años, asegura que apuesta a los restaurantes venezolanos que fundó en Buenos Aires, independientemente de quién gane las elecciones.

Vamos a respetar lo que el pueblo argentino decida. Deseamos, de todo corazón, que sea lo mejor para Argentina”, asegura la dueña de Chacaíto, un colorido restaurante que recrea una de las estaciones del metro de Caracas. Sin embargo, Jolymar reconoce que la economía argentina atraviesa una crisis que le recuerda la de Venezuela.

“Han incrementado absolutamente todos los servicios, los alimentos, todos los rubros se han visto afectados y nosotros como comerciantes nos vemos obligados a incrementar el precio”, explica.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, con una de las inflaciones más altas del mundo (37% hasta septiembre), depreciación del peso y aumento de la pobreza (35,4%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =