Venezolanos temen quedarse a oscuras: Hasta abril hubo 29.053 apagones, según comité de afectados

Alfonsina Ríos / Venezuela RED Informativa

A propósito de la falla del servicio eléctrico a nivel nacional del  5 de mayo  del año en curso, los venezolanos temen quedar  a oscuras, por las constantes interrupciones, que según el comité de afectados  se  contabilizaron 29.053 apagones hasta el mes de abril  a nivel nacional y, sin respuesta, por parte del régimen de Nicolás Maduro para subsanar la situación.

Según su presidenta Aixa López, las fallas como las del 5 de mayo suceden todos los días en el país. “Por ello, rechazamos que el Gobierno señale que se trate de un sabotaje. El más reciente es, de nuevo,  producto del abandono, desidia e impericia al cual somete el sector eléctrico y, por ende, al pueblo venezolano. Y van a seguir ocurriendo ya que el sistema Eléctrico Nacional sigue endeble y frágil”, así reseñó el portal Albertonews.

Quedar sin energía eléctrica significa que no habrá agua, ni gas en algunas zonas, se restringe el acceso a los alimentos y se cortan las comunicaciones, los hospitales sin electricidad para atender a pacientes graves, como sucedió en los dos apagones del mes de marzo de 2019.

El Comité de Afectados por los Apagones informó a principios de marzo de 2020 que, al cierre de 2019 se registraron 87.260 fallas, que representaron pérdidas que rondan los 41 millones de dólares y para su presidenta Aixa López, se han incrementado en el mes de abril las denuncias de  los usuarios, señalan en el portal.

 López informa que  para Abril se contabilizan 29.053 apagones en el ámbito nacional;  así como de las horas diarias sin luz, que sobrepasan las 12, 14 y hasta 20 horas sin el servicio eléctrico y que en marzo 7218 y en abril 11.872, debido a que en la cuarentena aumentó el consumo residencial de energía.

 “Exhortamos al Gobierno dar soluciones a este grave problema que se agrava cada día, y es cruel e inhumano someter a un pueblo a estar en cuarentena sin la prestación de los servicios básicos disponibles para sobrellevar la pandemia mundial”, indica López.

Así  se vive  en Venezuela, con constantes racionamientos, apagones de duración variable, averías momentáneas, inestabilidad del servicio; bajones de voltaje y de frecuencia,  son algunas de las consecuencias por la falta de mantenimiento de la infraestructura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 5 =