Venezuela también observará expectante el primer debate Trump-Biden por la presidencia de USA

Úrsula Montenegro / Venezuela RED Informativa

Hoy es el primer round, el primer cara a cara entre los dos candidatos que este año se disputan la presidencia de Estados Unidos. Se espera un debate áspero y que incluso pueda rayar en la ofensa personal, al parecer este año todo podría valer, incluso los golpes bajos, con tal de pulverizar al rival. Y para Venezuela (que podría volverse tópico en cualquiera de los debates) este evento es crucial en el camino que recorre para restablecer la democracia apoyada por el principal aliado de la oposición: Los Estados Unidos de América.

El actual presidente Donald Trump ha sido un valuarte de excepción para poner al régimen de Nicolás Maduro contra las cuerdas en varias oportunidades, pero ha faltado invariablemente la contundencia final por parte de Guaidó y su equipo que no han sabido enfrentar esos momentos culminantes. Se sabe que Trump no ha estado contento con que los esfuerzos no hayan coronado con el éxito al que aspira, es decir, sacar a Maduro del poder. El proyecto siempre ha tenido un punto muy débil: la poco fiable oposición venezolana.

El primer debate que se escenificará en la ciudad de Cleveland empezará a echar luz sobre si Trump debe ir preparando maletas para abandonar la Casa Blanca o si Biden se quita la máscara y muestra su verdadero rostro socialista, lo que arrastraría a EE.UU. por derroteros completamente novedosos en la historia de esa gran nación. Con la dupla Biden-Harris, EE.UU. estaría negando su propia historia capitalista, su gran tradición, y empezaría a transitar por un terreno que no le es natural, que le es ajeno. Trump ha intentado alarmar a sus paisanos: “Estados Unidos podría ser una nueva Venezuela”.

Los debates por la presidencia norteamericana en este horrible 2020 permitirán intuir hacia dónde soplará el viento en el venidero panorama político americano. Para Venezuela en particular quedará claro si sigue estando en el tapete internacional activa en su aspiración libertario, con el coloso del norte como aliado; o si, por el contrario, retorna al ostracismo al que el gobierno demócrata de Obama la condenó por ocho largos años…

Primer round

El presidente de EE.UU., Donald Trump, y su rival en las elecciones de noviembre, el candidato demócrata Joe Biden, se enfrentan este martes en su primer cara a cara, un debate televisado que promete marcar el tono de la recta final de la campaña electoral.

La ciudad de Cleveland, en el estado clave de Ohio, ha extremado las medidas de seguridad antes del primero de los tres debates entre los dos candidatos, que comenzará a las 21:00 (01:00 GMT del jueves) y durará 90 minutos, sin pausas publicitarias.

Será la primera ocasión en la que Trump y Biden se verán las caras desde que comenzó la campaña presidencial, y ese encuentro, sumado a la escasez de actos electorales presenciales derivada de la pandemia, ha disparado la expectación para el debate.

Los candidatos debatirán desde sendos podios situados a una distancia superior a la habitual debido a la covid-19, no se darán la mano -como es habitual en este tipo de debates-, y competirán ante un público limitado, de unas 80 ó 90 personas, todas ellas sometidas previamente a tests de coronavirus.

Para acceder al recinto de la Universidad de Case Western Reserve donde se celebrará el debate, los miembros de las campañas, invitados y periodistas también han debido superar pruebas rápidas para descartar que puedan ser portadores del coronavirus que causa la covid.

Aunque el Servicio Secreto de EE.UU. se encargará de la seguridad en el lugar del debate, las autoridades de Cleveland han cerrado al tráfico un perímetro de varias cuadras alrededor de la universidad, y han activado a los reservistas de la Guardia Nacional de Ohio por si surgieran disturbios.

Pese a que la mayoría de estadounidenses ya han decidido por quién votarán en noviembre y muchos ya han enviado por correo sus papeletas, el debate puede ser significativo en los estados en los que las cosas están muy ajustadas, como Ohio, donde se celebra el encuentro.

En 2016, Trump ganó ese estado del cinturón industrial de EE.UU. por 8 puntos, pero en las últimas semanas Biden ha ido recortando distancias y ahora le saca una ventaja de apenas un punto porcentual, dentro del margen de error, según la media de encuestas de la web FiveThirtyEight.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =