Viene de atrás: Acusan a Chávez y Smartmatic de conspiración internacional (abril 8 de 2006)

Cristal Montañez, Ana Gil García y Silvia Puky / Venezuela RED Informativa

Cristal Montañez, Ana Gil García y Silvia Puky son integrantes del International Venezuelan Council for Democracy (IVCD)

Irregularidades identificadas en los procesos electorales en Venezuela se repiten en Chicago. ¿Será casualidad? En Chicago contrataron la misma compañía responsable por los impunes fraudes electores en Venezuela. La compañía en cuestión: Smartmatic-Sequoia asociada con el gobierno de Venezuela.

El concejal Ed Burke del Comité de Finanzas de la ciudad de Chicago denuncio: “Hemos tropezado con una posible conspiración internacional para socavar las bases del proceso electoral de los Estados Unidos”.

La empresa Smartmatic a través de su nueva empresa Sequoia Voting System fue cuestionada por la Comisión de Finanzas de la Ciudad de Chicago. El representante de la empresa Jack Blaine respondió a las múltiples preguntas que dirigieron los concejales Edward M. Burke (Jefe de la Comisión de Finanzas), William Beavers (Jefe de la Comisión de Presupuesto y Operaciones Gubernamentales) y Richard Mell (Jefe de la Comisión de Regulaciones y Ética). Cinco puntos fundamentales surgieron en la sesión que duro 3 horas: (1) jurisdicción y legalidad de la empresa Smartmatic y Sequoia Voting System, (2) propietarios extranjeros de la empresa, (3) operadores venezolanos del sistema de votación en las maquinas, (4) efectividad del sistema, y (5) vínculo de la empresa con el gobierno e intenciones de Hugo Chávez.

Ana Gil García, miembro de IVCD y RECIVEX (Resistencia Civil de Venezolanos en el Exterior) reporta desde City Hall en Chicago, Illinois. En la apertura de la investigación, Sr. Mell indicó que luego de tres semanas de haberse ejecutado las elecciones primarias en la ciudad de Chicago, aún la empresa no ha dado los resultados de los mismos. Agregó que de 65 precintos electorales sólo 25 han sido reportados. El Concejal Beaver aseguro que esta elección ha sido la peor en 32 años. Agregó que hoy, según un periódico de Pensilvana, la empresa Sequoia-Smartmatic también está siendo investigada y que el condado decidió cancelar el contrato con la misma. Agregó que la empresa tiene vínculos con la política corrupta del gobierno de Venezuela. Se preguntó el oficial sobre las consecuencias que se podrían haber generado de haber sido estas elecciones las oficiales del mes de noviembre. Se asume que la falta de capacitación y entrenamiento de los jueces que actuaron en cada centro electoral podría haber ocasionado parte del caos que ocurrió el día de la elección. Pero insistió que el equipo computarizado tiene grandes fallas y que hay fallas en producir resultados precisos y a tiempo.

Según Jack Blaine, quien se contradijo en sus respuestas, su contrato se produjo en el 2004 luego de dos reuniones con Antonio Múgica (hijo) quien es el dueño de la empresa Smartmatic. A Múgica, quien reside en Venezuela, le fue negada la visa norteamericana recientemente, y se encuentra en Francia en la actualidad. La comisión encuentra dificultad para definir y conocer quiénes son en realidad los dueños de la empresa ya que la misma se ha registrado en Curazao, Ámsterdam, Florida y Delaware. Blaine indicó desconocer el número de empleados que tiene la empresa, pero se refirió a 110 venezolanos en la empresa en Venezuela y casi la misma cantidad en la empresa Sequoia aquí en EE.UU. También aseguró que 15 venezolanos vinieron sin visa, porque no les fue requerida, para trabajar en las elecciones de Chicago para la empresa Sequoia. Él aseguró desconocer el número total de venezolanos trabajando para la empresa aquí en Illinois. El comité exigió una lista de nombres y profesión de cada uno de los venezolanos que ingresaron al país y especialmente a Chicago a trabajar en el sistema computarizado de Smartmatic-Sequoia.

Blaine se refirió a la empresa como una empresa familiar propiedad en un 90% de Antonio Múgica padre e hijo, un primo Pedro Múgica que vive en Boca Ratón y Roger Piñate quien funge de director de Smartmatic, pero quien inicialmente fue uno de los directivos estatutarios cuando la empresa se forma en Curazao en el año 2003. Blaine fue nombrado presidente luego de 3 meses de estar en Sequoia como asesor y de haberse entrevistado con Múgica dos veces. Él reporta directamente a Antonio Múgica y expresó que está consciente del vínculo de la empresa con Venezuela. Se refirió a la participación de la empresa en el referendo luego de haber sido llamado por el gobierno venezolano a participar en la misma en febrero del 2004.

Muchas contradicciones surgieron en el registro e historia comercial de la empresa Sequoia, quien se inicia como Smartmatic en Curazao, con un nuevo registro comercial en Ámsterdam, en Florida, luego en Delaware y finalmente adquiere la empresa Sequoia Voting System en el mes de marzo del 2005 por un valor de $20 millones, suma que fue corregida por el Alderman Burke, por la de $60 millones. Sequoia es la empresa que actúa como representante de Smartmatic en las elecciones de Chicago. Esta empresa fue seleccionada entre 20 empresas y cuatro finalistas en colaboración con la comisión electoral del condado de Cook, según David Orr, del equipo electoral del condado. Sequoia tiene una experiencia de 20 años en el ramo de elecciones.

Sr. Burke cuestionó a Blaine sobre los inversionistas de la empresa Smartmatic y aseguró que Hugo Chávez era uno de los 20 dueños de la empresa. Blaine respondió que él ignora quien ha invertido en la empresa. Burke replico: “Entonces tú eres el presidente y no sabes si hay inversionistas de otros países.” La empresa Smartmatic Internacional, según Blaine, está localizada en 4 países y dos hemisferios. Sin embargo, en una pregunta posterior por el concejal Smith acerca de otros países en el cual la empresa operaba, Blaine dijo, “sólo en Estados Unidos.” La legalidad y propietarios de una empresa se refleja en un documento denominado Economic Disclosure Statement. Blaine aseguró ignorar si la empresa cumplió con ese requisito.

La falta de capacitación que se tradujo en errores humanos al operar las maquinas, fue el argumento usado por Blaine. Expresó que un día de entrenamiento a los jueces no fue suficiente para familiarizarse con tres sistemas distintos. Hasta el presente la ciudad de Chicago debe a la empresa $16 millones, sin incluir el costo de los equipos. Según las investigaciones de la comisión, Sequoia subcontrató por $3 millones a otra empresa manejada por Sandra Hed, llamada “Elections Works”. Blaine se comprometió a verificar dicha información.

De un total de 1761 máquinas, 1054 trabajaron y 707 no funcionaron. Los componentes de las máquinas fueron 5500 escáneres ópticos y 1900 pantallas. Refiriéndose a estos números, el concejal Aristón intervino para ratificar que en efecto las máquinas no sirven. Blaine se defendió diciendo que esos eran los componentes que la ciudad había adquirido. Mientras tanto el jefe de la comisión de finanzas, el Sr. Burke le aseguró que la documentación dice lo contrario.

El Sr. Blaine proporcionó los nombres de los múltiples intermediarios, abogados y los vínculos que tienen con la computarización y el contrato adquirido en Chicago. Según su opinión la compañía se compromete a arreglar los problemas técnicos que han surgido. Para cerrar el jefe de la comisión, el Sr. Burke, le preguntó si él tenía conocimiento de las relaciones entre Venezuela y USA. También le recordó que el Secretario de Defensa se había comparado a Chávez con Hitler, y que Condoleezza Rice lo denominó una amenaza para los Estados Unidos y otros países. Agregó, que la intervención y esta empresa se podía interpretar como una conspiración del gobierno venezolano y una clara intervención en el sistema electoral americano.

En todos los noticieros de la noche (español e inglés), el concejal demócrata Burke dijo que 15 venezolanos ilegales habían ingresado al país a través de la empresa Sequoia para ejecutar una conspiración internacional que conduce a la desestabilización del sistema electoral de USA. Estos venezolanos oficialistas fueron traídos para operar el sistema electoral de la ciudad de Chicago y ya previamente han intervenido otros estados. Se refirió a la cancelación del contrato de la empresa Sequoia en Pensilvania.

Antes de retirarse, el Sr. Burke preguntó si Blaine sabía si alguno de esos venezolanos ingenieros pudo haber alterado el sistema maliciosamente. No hubo respuesta. Se le solicitó al Sr. Blaine una lista de los venezolanos que la empresa tiene en USA, que tipo de acceso tiene al sistema de votación, la legalidad de los individuos aquí en el país, indicar si una vez que han finalizado su trabajo regresaron a Venezuela y cuándo. También se le solicitó una explicación detallada del software y qué tipo de acceso tienen los venezolanos ingenieros de Smartmatic al software. El Sr. Burke se refirió a 26 páginas de evidencia de fallas en el sistema computarizado de Smartmatic-Sequoia Voting System que la comisión posee.

En la parte final del cuestionamiento oral a la empresa Smartmatic-Sequoia, una vez retirado el representante de la misma, la comisión deliberó y cuestionó al representante de la comisión electoral de la ciudad de Chicago quien participó en la selección de la empresa. Sequoia es una empresa con mucha oscuridad legal, y parece que pueden producir los resultados que ellos deseen. “Si eso ocurre y si la empresa se vuelve a usar en noviembre, entones regresaremos al sistema manual o al sistema de perforación de tarjetas usado anteriormente”, dijo el Sr. Beavers, jefe del comité de presupuesto y operaciones gubernamentales. Solicitó la terminación del contrato para evitar los mismos problemas que podrían incrementarse en el proceso electoral de noviembre.

Muchas de estas irregularidades denunciadas en Chicago se identificaron en los procesos electorales venezolanos. Aleksander Boyd de VCrisis y Orlando Ochoa Terán de Inteligencia Corporativa, han investigado ampliamente el fraude electoral llevado a cabo en Venezuela por la empresa Smartmatic. Muchas de estas irregularidades denunciadas en Chicago se identificaron en los procesos electorales venezolanos. Aleksander Boyd de VCrisis y Orlando Ochoa Terán de Inteligencia Corporativa, han investigado ampliamente el fraude electoral llevado a cabo en Venezuela por la empresa Smartmatic.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: