Volver

Editorial / Venezuela RED Informativa

Por siglos Venezuela le funcionó desde Camposanto para los judíos holandeses de las Antillas Neerlandesas, hasta pimpina de agua para matarle la sed a las islas de Aruba, Bonaire y Curazao.

Hoy, en esta hora fatal de nuestra historia, nos piden visa, inventan mil mentiras para no entregarle a la DEA al “Pollo” Carvajal y nos ponen en cuarentena, como si fuésemos portadores de la peste negra. ¡Malvados cien veces!

Nuestro país se derrama despavorido por sus fronteras, y muchos de nuestros vecinos nos dan la espalda. Solo Colombia la Buena nos extiende su mano hermana, al oeste de Venezuela.

Esta vez, tenemos que aprender a recordar. De “esto” debemos salir “aprendidos” y recordar. Porque seremos fuertes y libres otra vez. Y vendrá la buena hora de reclamar.

Que nadie se equivoque: de la pesadilla del siglo XXI nos vamos a despertar. Y, como país y como raza, volveremos a andar…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: