“Yo soy Guaidó”

Editorial / Venezuela RED Informativa 

La señora Varela con esposas en mano, jura meter al presidente de la transición en la cárcel. La barajita con que cuenta el gobierno para sus actos balurdos está más que trillada. Tras 20 años de histerias, gritos y desplantes, la revolución mantiene su confianza en su máxima operadora para los escándalos procaces.

Entre tanto, los pocos pendejos e incautos que han sobrevivido a los políticos de la MUDa, ya se mandaron a hacer sus franelitas del kit de marchas, que ahora dice “YO soy Guaidó”. Como aquellas otras que una vez se hicieron que decían “Globovisión SOMOS TODOS”.

Los pocos pendejos que aún quedan sobre la faz de Venezuela, están convencidos de que el gobierno va a hacer preso a Guaidó. Y que, de hacerlo, lo va a torturar y a maltratar. Y seguramente se filtrará un nuevo grito desesperado y desgarrador desde la celda hermética donde lo pondrán, repitiendo “¡Dientonaaaa!”, para partirnos el alma a todos. Para incitarnos al voto, que “es la salida”, como dice el nuevo mantra del mismísimo dueño del muñeco, Leopoldo López.

Los pocos pendejos que aún quedan no se han enterado que todo lo que está ocurriendo en la entristecida vida política venezolana está completamente arreglado entre las partes en supuesta “disputa”.

Que por un lado está el gobierno tratando de “incluirse” en la nueva administración norteamericana, para desmantelar los grandes obstáculos que montó la de Trump. Que la MUDa está en perfecta sintonía con los siempre ambiguos países de la Unión Europea, que le cargan el mono a los boliburgueses, los bolivarianos y los opositores de cuello blanco. Que Leopoldo con su eterno traje de foca, da la cara como el autonombrado máximo y único “representante” de la democracia en Venezuela. Y que Guaidó hasta puede servir como chivo expiatorio de mentiritas. Y así el país político no cambia en nada… como nos tienen acostumbrados desde hace más de dos décadas.

Acá no se sabe quiénes son los últimos pendejos que quedan en Venezuela. ¿Será esta cuerda de vagos sin oficio conocido que son los políticos de lado y lado o los últimos gafos que se siguen chupando el dedo?

Lo que parece cierto es que la gran mayoría de los venezolanos, tanto de Adentro y como de Afuera, no va a comprar las entradas para asistir a esta carpa de tercera y presenciar la misma mamarrachada una y otra vez repetida, con el mismo final: ¡Nada!

¡La gente está en otra!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 5 =