Yque…

Editorial / Venezuela RED Informativa

Boabdil “El Chico” entrega la plaza de Granada, la Alhambra, a los Reyes Católicos, casi sin pelear. Recoge todo lo que puede y vale algo, y sale corriendo buscando la costa para escapar. En el camino, cuenta la leyenda, rompe a llorar. Su madre, que le acompaña en la fuga lo cachetea: “lloras como una mujer, lo que no supiste defender como un hombre”.

Igualito que acá. Barboza, Guaidó y el resto de los personajes del Plaza Sésamo Criollo, le entregan el país al chavismo. Se embolsillan un dineral solo unos pocos por seis largos años, echando mano a todos los reales que el Mundo Libre haya podido transferir para recupera la democracia en nuestro país. No se molestan de dar cuenta de un solo centavo, ni tampoco de ningún logro, por chiquito que sea. Y ahora vienen con el cuento de que la “delegada” es YQUE una luz encendida al final del túnel para que recuperemos al país.

¿Son imbéciles o nos tienen a todos los venezolanos por cretinos?

Omar Barboza, uno de los más connotados “bates quebraos” de la etílica cuerdita de Manuel Rosales, nos pretende vender que la comisión delegada de la Asamblea Nacional de 2015 es la heredera de las glorias de tarimas, discursos y sinsentidos que nos harán libres otra vez. Que hay que apoyarla. Que es la oposición viva… omitiendo el detallito de que seguramente ya está arreglada con el gobierno para YQUE hacernos creer.

Qué pena. Pero los yanquis podrán opinar como quieran. Los países hermanos que están hasta coronilla de nuestros problemas pueden seguir con sus pronunciamientos de cancillerías y tuits.  Pero son poquísimos los venezolanos de Adentro y de Afuera que logran sentir a estos mamarrachos de ayer y de hoy de la política chiquita de Venezuela como siquiera útiles para salir de este enredo.

De hecho todos lo tenemos bien claro: ¡ellos son parte de este problema! MUDa y oposición NO es la Resistencia. Ni la Resistencia Nacional siente que ellos nos representan. Por el contrario. Como parte del problema/país, ellos también tienen que ser “removidos” de la Venezuela que sueña con el Día Después.

Como Boabdil, tras años y años de no saber defender al país que confió en ellos, y como sus socios los desecharon y apenas les dejaron una pequeña rendija para mantener el parapeto de los contrapesos, se cuelgan de la esperanza de un clavo caliente de liderazgo arruinado y destruido. ¡Que lloren!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 14 =